5/7/10

lo mas rico que la vida me haya dado...


Despues de un largo tiempo sin estar juntas por problemas personales, se nos dio la oportunidad de irnos de viaje, la primera noche en estar juntas en su casa deseaba hacerle el amor..

- Vamonos a dormir- le pedi disimulando estar cansada para entrar a la habitacion.
Al estar a un costado de la cama solo se le ocurrió besarme, ha decir verdad me pareció de lo más rico, sentir como su lengua se apropiaba de mis labios, me enloqueció. Si, solo se nos ocurrió besarnos unos minutos, nunca tome la iniciativa de hacer algo mas, algo que mi cuerpo pedia a gritos.. Sólo hacerla mia.


Ella despues de unos minutos tomó la iniciativa y con una sonrisa perversa me dijo al oído "no pensé que ya fueras tímida", sólo sus palabras me hacian enloquecer aun mas, me daban más ganas de recorrer con mis manos todo su cuerpo. Deslizó mis pantalones y yo le quité su blusa negra con esos escotes que me hacian desearla aun mas. Besé su cuello y humedecí mis labios al ver sus pechos, medianos, duros y suaves, ese cuerpo me prometía placer inminente, toqué su espalda mientras mi lengua recorría cada milimetro de sus pechos, inmediatamente la gire y con mis manos puse sus bazos contra la pared, lamí su espalda, su cuello y sin mas ni menos estire un poco mis manos hasta tocar su sexo, me fascino sentir su humedad, mis dedos se deslizaban facilmente y acariciaba su clitoris tal y como a ella le gustaba.

Lamia su nuca y con mi otra mano apretaba uno de sus ergidos pechos. Me quede en esa posicion alrededor de un minuto, hasta que note como separaba sus piernas dandome a entender que la penetrara. Retire mi mano y por atras toque su sexo que estaba aun mas humedo, introduje un par de dedos y la penetre una y otra vez, ella solo mordia su labio inferior y gemia deliciosamente, yo sudaba placenteramente al ver como mis dedos la recorrian hasta el fondo cada vez mas rapido. Ella estiro una de sus manos para rosar mi sexo, y no pude ocultar que me gusto su idea, abri un poco las piernas y le permiti tocarme, estaba demasiado humeda y me encantaba tocarla y que ella hiciera lo mismo.


Mis dedos se introducian cada vez mas rapido y sus dedos tocaban mi clitoris de una manera increible, gemiamos y sudabamos con mas intensidad.
-Basta, ven aca- me dijo mientras me aventaba hacia su cama, y ella caia encima de mi. Me termino de quitar la ropa y me beso el cuello sin dejar de tocar mi punto mas sensible. Sin decir mas abrio mis piernas y me dejo sin aliento cuando senti su lengua resbalar entre mis piernas, lamia una y otra vez. Gemi discretamente y ella solo me decia
-grita, quiero escucharte, vamos-
no podia evitarlo, lo hacia cada vez mas fuerte, mi espalda se arqueo, abri mas las piernas y no pude evitar hacerlo, gemi y gemi hasta terminar. Cerre los ojos y ella saco sus dedos.
-Me encanta sentirte y saborearte amor-

Yo simplemente estaba agitada, sudando junto con ella y disfrutando de este reencuentro. Me beso y me abrazo sin levantarse de mis piernas, dejo que me reincorporara para pedirme:
-vamos sientate aqui- recargue mi espalda en el respaldo de su cama y se volvio a poner encima de mi, acerco sus pechos en mi cara y puso una d mis manos en una de sus nalgas para que la tomara de nuevo. Muy a pesar de ese orgasmo que me acababa de regalar, mis deseos por ella eran cada vez mas grandes.
Lami sus pechos, los mordi y la bese una y otra vez, ella estaba transformada en algo que me encantaba, estaba deseosa y con esa mirada que me pedia mas en cada momento y yo no me podia negar.

De un momento a otro empezo a mover su cadera, y nuestros sexos se rosaban, humedos y llenos de deseo, me encantaba esa sensacion y aun mas al ver como sus pechos chocaban uno con el otro cada que se movia encima de mi.
Mis labios los lamian ansiosamente mientras mis manos apretaban sus nalgas, moviendolas y acercandola a mi. A ella le encantaba, y de vez en cuando le soltaba una nalgada, ella seguia moviendose, gemia y la volvia a nalguear. Miraba nuestros sexos unidos, y escucharla jadear, gemir y lamer sus pechos me drogo de placer, ambas sudabamos y gemiamos al mismo tiempo. Yo solo pensaba en aguantar el calor de su entre pierna sobre la mia, queria terminar junto con ella, pero no sabia hasta cuando. Mis manos le ayudaban con sus movimientos, hasta que sin mas ni menos mis piernas temblaron, su abdomen se paralizo y ambas gemimos al mismo tiempo, cerramos los ojos y nos quedamos paralizadas por unos segundos empapadas de sudor sumamente agitadas.

No creia lo que habia vivido, fue de las cosas mas ricas que la vida me habia dado, y aun mas porque fue con la mujer que amo desde hace muchisimo tiempo, la deseaba tanto como a ella a mi, y senti que me volvia loca de placer.
-estuvo riquisimo bebe!- fue lo primero que dijo al pisar la tierra y abrir los ojos, me abrazo, me beso y se puso a un costado de mi.
Nuestros cuerpos sudados y cansados se unieron en un abrazo, que duro para toda la noche.
:) te amo, nos dijimos antes de dormir.

jov&anna

3/2/10

sexo en linea


Recuerdo claramente aquella madrugada en que nuestra platica se intensifico de un momento a otro. Siento que la forma textual es mi mejor manera de expresar las cosas. Quien no ha platicado via msn con una persona que quiere, desea y peor aun, esta lejos?. Quien se atreva a negarmelo, sabe que esta mintiendose a si mismo..
Pues bien, me encontraba sola en mi habitacion platicando via messenger con ella, una mujer que creia desconocida, tenia mucho que no la habia visto, realmente para mi un dia sin tenerla junto a mi se me hace una eternidad. Alejada de cualquier tipo de "cursileria" son honestas mis palabras. Minutos antes hablabamos de cosas sin importancia, creo que en verdad eran momentos comunes y corrientes hasta que ella escribio: Te deseo.

En verdad me deseaba? o lo decia solo porque tenia tiempo que no hababamos-chateabamos y solo me extraniaba?. La respuesta era simpre, quise provocarla con palabras para notar su reaccion y le escribi:
-En verdad me deseas o solo es un juego de palabras?
-Claro que te deseo, por que deberia mentirte?- Cuando lei eso, senti que era honesta, pero no perdi la oportunidad de divertirme tentandola con algunas cosillas que tenia en mi mente.
- Sabes, estoy atras de ti. Sientes como me acerco por detras y giro tu silla para ponerte frente a mi?. Estas sorprendida porque no imaginabas que iba a darte la cara.
-huuuuuuuuuuuuuuuuuuum
En ese momento me dispuse a dejarla "muda" iba a disfrutar de todas las onomatopeyas que me scribiria desde ese instante.
-Me suelto el pelo. Lo libero de esa coleta que me colgaba por la espalda, y aparece ante ti una melena de leona, lacia y salvaje.
-Jooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
- Empiezo a besarte la nuca, las orejas, el cuello y escucho tus pequenios jadeos que se van mezclando con una respiracion entrecortada.
-Puuuuuuuuuuuuuuuuuuufffffffffffffffffffffff
-Mientras te desabrocho la camisa, sigo besandote la cara y la nuca hasta que me centro en tu boca. Saco mi lengua y dibujo mis labios con ella; los rodeo de saliva primero, lentamente, y despues, con fruicion, los engullo y relamo una y otra vez..
-Huuuuuuuuuummmmmmmmmmmmmmmmmmm.
-Me dirijo a tu camisa; esa camisa que casi rompo y convierto en harapos para poder besar, acariciar y hasta araniar tu brasier y quitartelo desesperadamente. Me encanta ahora lo que veo, un par de pechos suaves, con ese contorno y color que tanto me excitan.
-???????????????????!!!!!!!!!!!
-No puedo evitarlo y los acaricio, sin dejar de besarte la boca, cada vez con mas y mas pasion.
-?????????????????!!!!!!!!!!
-Tu no puedes moverte, pero no importa. Cojo unas tijeras afiladas, largas y frias que tienes sobre la mesa y me agacho ante ti. Primero te quito los zapatos y, en un segundo mas tarde, sientes el frio cosquillante de las tijeras sobre la parte interna de tus piernas y de tus muslos. Lo notas? Te estoy cortando los pantalones, dibujando un corte recto y preciso que llega ya hasta tu entrepierna.
-???????????????????!!!!!!!

-Alli me detengo y, con cuidado, sorteo las formas concavas y convexas que se esconden en tu entrepierna, para seguir con los dos cortes de tijeras hasta tu cintura. He rajado de arriba abajo tus pantalones y tela sobrante la abro por los laterales para dejar al descubierto tus piernas y tu pelvis o esa parte de tu cuerpo que me aproxima a una humedad deliciosa...
-uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuufffff
-Me pongo de rodillas y frente a ti, empiezo a lamer tus tobillos, despacio, recreandome a cada centimetro para que ves mi boca e imagines lo que soy capaz de hacer con ella. al tiempo que tu, sin poder aguantarlo te tocas tu sexo con impaciencia.
-wuuuuuuoooooooofff
-Cuando termino con los tobillos, sigo recorriendo tus piernas con mi lengua, mientras utilizo las manos para frotar tu entrepierna tal y como te gusta..
-huuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuum
-Llego a tu pelvis y tomo de nuevo las tijeras porque, con mucho cuidado, voy a hacer dos cortes paralelos en tus calzoncillos, para dejar frente a mi lo unico que debe quedar a la vista..
-woooooooooooooooooooow
-Aqui esta el tesoro!, lamo la punta de tu intimidad, despacio, meto un poco mas mi lengua y jugueteo con ella mientras te acaricio la espalda y abro aun mas tus piernas para introducir mi lengua hasta el fondo. Tu humedad me encanta.
-uuuuuuuuuuuuuuuuuuuuf
La rodeo con mi lengua, la lamo y no paro, por los laterales, por arriba, por abajo, y de arriba a abajo la oprimo con mi boca para lamerte al son que te gusta.
-huuuuuuuuuuuuuuuuuum
- Tanta es mi lujuria y mi fascinacion de tu rostro que separo unos segundos mi lengua y me reincorporo un poco a la altura de tus pechos, los muerdo y beso de una forma maravillosa mientras que abro tus piernas para introducir mis dedos y penetrarte al ritmo de tus caderas. Tu humedad se incrementa un poco mas, pues siempre disfrutas el movimiento de mis dedos dentro de ti.
-Jooooooooooooooooooooder.
-Lo hago rapido, cada vez mas rapido y al mismo tiempo suelto unas mordidas a tus pezones. Y mis dedos ascienden y descienden la velocidad, Siento tus contracciones en el vientre y presiento que estas a punto de terminar. Alejo mis labios de tus pezones y empiezo a bajar poco a poco hasta llegar a tu sexo, sin sacar mis dedos empiezo a lamer tu clitoris y te sigo penetrando al mismo tiempo. Tus gemidos son mas fuertes, con a otra mano aprieto tu nalga y te acerco mas a mi boca.
-aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaggg!
-Vamos, vamos, dame lo que guardas, vamos!. esta deseando salir. Vamos!.
-aggggggggggg yaaaa!
-Eso es asi, tus espasmos se intensificaron, me tomas del cabello y te sigo saboreando. Siento como apenas y puedes respirar y me aparto de ti, retiro mis dedos y los chupo demostrandote que me encantas..

-...........................
-nena, estas ahi?
-....................
-hermosa?
-................
- corazon!!!
- buuuuuuuuuuuuuuuf
- jaja, te ha gustado amor?
- Ni te lo imaginas, de verdad, gracias...
- No hay de que.Me encanta que te sientas bien. Por cierto, se te antoja ese cigarrillo despues?
- Jajajaja, Entendido.... Gracias otra vez.
- De nada. Un beso para ti amor, y suerte!.

Despues de eso nos despedimos, ya era un poco mas tarde que de costumbre. Y lo unico que descubri, es que mis caricias imaginarias le encantaban y realmente me deseaba. Asi como tambien le demostre que su cuerpo y sus caricias tambien son un deseo reprimido.

Que por que me gusta verte?


Porque quiero aprenderte de memoria, porque disfruto tu compania, porque me gusta la complicidad que surge cuando tu mirada se cruza con la mia, porque me gusta ver tu sonrisa traviesa, porque me deleita tu reaccion cuando te provoco,
porque me excita ver el placer que se dibuja en tu cara cuando te toco, y porque me encanta
que goces el encuentro, porque me satisface saber que esa imagen se quedara grabada
en tu memoria, porque me complace que en algun momento regresara a tu mente haciendome presente... simple y sencillamente.. porque me encantas!

Ahora cuentame tu, por que te gusta verme?..

para que pelear?


Siento el roce de tus labios y me quedo muda, sin aliento,
La discusión que hayamos tenido, lo desapareces como por arte de magia,
Tienes ese don en mí, que con solo el sonido de tu voz,
Puedo imaginarme cosas eróticas y sensuales que le ganan al orgullo...

Un beso puede calmar mis ansias de gritar y dejarte,
de salir corriendo y no volver mas...
Despiertas en mi, esa sensación de contraste en sentir tu lengua acariciando la mía,
Succionando mi labio inferior con tus dientes,
Saboreas mi exquisita saliva sin dejar huella fuera de mi boca...

Rematas con besos pequeños y tiernos,
Tan selladores de una pasión que quizás en ese momento no podremos contener...
Vuelvo a mirar tus labios y no puedo contener las ganas de seguir besándote,
Acaricio tu cabello y con la otra mano toco tu pecho,
mientras la deslizo hacia tu cadera y esa figura de tus nalgas que me enloquece...

Te posesionas de mi cadera, tomándome del cuello para no separarme de tus labios.
Saco de tu boca mi lengua y la paso desde tu barbilla hasta la punta de tu labio superior.
Sabes muy bien que es lo que me gusta hacer así...
Se que eso te excita, como también sé que te excita el que besé tu pezón y los costados de tu abdomen...

Besarte los ojos, tu frente, susurrarte en tu oído lo mucho que te deseo,
son cosas que no puedo evitar cuando te tengo conmigo.

Te respiro, me respiras todo se torna color pasión,
siento tu pulso, tu el mío.
Comienzas a sentirte presa de mi seducción.


Terminas una riña con besos y lo siento. Lo siento aquí.
Ya adentro de mi, ya palpitando en mi, creciendo con mayor intensidad a la fuerza de mis pulsaciones, al ritmo de mi movimiento, al sonido de mi voz que se escapa con cada movimiento d tus manos en mi sexo.

No nos podemos contener mas, no podemos vivir la una sin la otra, por nuestro bien
Nunca pensemos en darnos un tiempo... Eso es inexistente en nuestra vida de amor, pasión y locura.


Perdona amor, por no mirar en ti, esa dulzura en tus ojos que con una lágrima grita ayuda,
no la escuche... :(

No podemos arreglar los problemas de otra manera,
si no es con una sonrisa y un beso,
un toque y un cachondeo,
un sexo y después hablamos,
mas tranquilillas, despejando asi nuestras diferencias.
Por que así somos y eso nos gusta...: D

nuestro primer beso


Si con una sola palabra, podría definir el sentimiento que causó el primer beso que me diste, fue “Sublime”…
Si con una sola palabra, podría decirte la sensación que recorrió mi cuerpo estático al sentir tus labios, diría “
Éxtasis”…
Si con dos palabras, podría decir lo que mi corazón me dictó… fue “
Aqpertenezco”…

Hacia mucho tiempo que alguien no me besaba con esa pasión, esa entrega en cada beso corto y largo, con esa intensidad que desbordabas en cada roce de tu lengua con la mía, de ese jugueteo de seduccion, de intercambiar saliva, tu rico aliento tal parecía que pedía entre abrir mis labios para derretirme en ti… esas mordiditas de labios, la dulzura de tus gemidos me estremecían hasta el mas mínimo lugar oscuro de mi ser.

Me tomabas de la cara enfocándome para no salirme de ti, de tu posesión que se había hecho un triunfo para las dos… besabas mis comisuras, desde mi barbilla, hasta mi cuello, fue el camino mas exquisito… sencillamente indiscutible, no podía negarme a sentir esas sensaciones únicas que solo se sienten con la persona que deseas con el corazón…

Tardé un poco para reconocer que tu y yo habíamos estado juntas hace tiempo atrás, que nuevamente nos encontramos y volveríamos a ser los amantes que se apartaban del mundo cuando realmente lo necesitábamos… tus labios me despertaron, me dieron vida y eres lo que mas me motiva en estos momentos a ser una mujer completa para ti.

Te adoro, Te quiero y deseo ya estar contigo pronto…

Hasta mañana pronto mi cielo!

5/11/09

no pertenecemos a este mundo


Tu locura es mi locura,
tu deseo me envuelve,
mientras te observo
desde el dormitorio en penumbra.

La música me exalta,
y desnudo poco a poco
este cuerpo ávido de ti,
de una forma incontrolable que te sugiera...
Tus ojos se eternizan mirándome,

mientras mis manos recorren tus pechos,
la cintura y gluteos,
en un contoneo de encajes negros...

Me muerdo los labios,
la armonía de sonidos me excita,
me lleva a la mínima palabra,
y al rugido de mi garganta pidiendo guerra.
Tú me sigues, te abandonas,
te meces en agitados movimientos,
y juegas al gozo de sentirte unida
a esa sexualidad tan íntima.

Voy despojándome de erotismo,
saco mis pertenencias,
con soltura y sed de deseo,
entretejida en una red de húmedos espasmos de placer.

Tú ya no perteneces a este mundo,
yo… tampoco,
los infinitos abismos viajan en sacudidas,
y así ascendemos al clímax,
en rítmicos jadeos irrepetibles...

imaginandonos


Te imagino
sumergida en mi cuerpo,
en mi piel desnuda
solo vestida de tu saliva
Y yo…
Yo dibujando el tuyo
primero, con la punta de mis dedos
luego, con mi lengua húmeda.

Imagino
mis caderas danzando
con la música de nuestros gemidos,
en esta, nuestra fiesta privada.


Nos imagino.
encerradas por ahí.
arrebatadas,
exaltadas,
embriagadas de deseo
exhaustas después,
por la entrega descontrolada,
por la sublime conexión.
Refugiadas
en una misma piel,
en un calido beso,
en un solo latido.

Te he sentido junto a mi
y he deslizado mis dedos
por la curva de tu cuello
haciendote sentir
he bajado un poco mas
rodeando tus senos
viendo crecer tus pezones
y no me pude resistir
lami y bese con deseo

cada parte de tu cuerpo
escuchando tus gemidos
y poco despues tus jadeos
ahora estas gozando sin fin
mientras bebo de tu cuerpo
y explotas para mi
bañandome por entera
no me lo quiero perder
y deseo repetir
pero ahora eres tul
a que me quiere beber
y te frotas como una gata
deslizandote sobre mi
mi deseo se levanta
solo por, y para ti.

16/8/09

Toda mi vida he esperado de ti..


Algo agitada, sorprendida por tu presencia en mi recamara.
Antes de mencionar algo, callas a mi boca con tus labios humedos, hinchados de pasion, con la lengua enredada a mi saliva y en mis ansias de queres morder, desabrochas mis prendas,acaricias mi cuello a cada beso bajando lentamente la prenda junto con tu caricia.

Enciendes mi piel y siento escalofrios,recorres tu nariz por toda esa zona que me hace sentirme debil,partiendo de mi oido hasta jalar de mi sosten..
Me miras esperando aceptacion,tiro de mi sosten para dejar entrever que te deseo locamente y quiero compartir esto contigo,l o captas perfectamente ybesas mi pezon ahora endurecido,abres tu boca sin quitar la mirada sobre mi...
Cierro mis ojos... comienzo a volar sintiendo como plaga, las mariposas que rondan desde tu boca a mi sexo.Se generaliza, me eriza, te abrazas de mi cadera para quitar el resto de mi ropa,tus manos calidas, suaves, llenas de cariño delinean el elastico de mi lencería...

Tu lengua sigue el camino de mi ombligo, de mi vientre,de esa depresion que lleva a una montañay con las pulsaciones en tu boca, revienta mi manantial de excitación...Acostada, comienza mi cuerpo a sentirse invadido por las sensaciones que emergen de tus poros, de tu sudor que ahora es mio...quito tu ropa, para disfrutar de tu cuerpo esos golpes que el corazon me llama de tu sexo apresurado a buscar el mio ya humedecido...pero giro para cerrar esa ventana que muestra a la luna...Diosa a la que he suplicado tu llegada.Beso los muslos y aprieto contra mi boca para penetrar mi lengua,te hago mia...

La tranquilidad entra en mi mente como un espiral al que me someto profundamente,no puedo ocultar mis ganas de entrega,mis movimientos delatan lo perdida que me siento en ti,quiero prolongar tu espera, probar tu nectar, un juego erotico, el comienzo de mi nirvana.
Tu esencia ahora en mi boca, me derrito arriba de ti, mis pechos apuntan mi techo, tu mirando mis caderas moverse...acariciando mi cabello que cae por mi espalda en movimientos de oleaje,mi sensualidad se desborda acompañada de un gemido,de un moviento circular de desestres en mi cabeza.
Envuelta en tus brazos ahora, susurro a tu oido..."que bella eres... estas deliciosa y me encantas"

Abro mis ojos... encuentro mi cama intacta,solo tu perfume ha quedado en mi cuerpo,cierro de nuevo mis ojos para de nuevo imaginarte...pero solo me pierdo en el haz de la luna ya mi cuerpo vibrante, mojado le pide a la luna

Llega pronto... toda mi vida he esperado de ti.

8/7/09

El universo concentrado en una sensacion.


Aquella tímida chica estaba dispuesta a desatar sus instintos más primarios..

Yo soy un felpudo.Ya está. Lo he admitido. Si la gente quiere limpiarse las botas sucias en el felpudo que es mi vida, es probable que les dé la bienvenida con una sonrisa y luego les dé las gracias. Al saber esto, algunos me perderán el respeto. En mi defensa diré que estoy mejorando, haciéndome más fuerte, más firme y mas energética.Estoy liberando a mi Tigresa interna. Por desgracia hoy la he tenido muy controlada.De nuevo, en mi defensa, diré que la vida es una arpía, mala y miserable. Tengo la sospecha y la esperanza de que mi Tigresa sea tan malvada como la Vida. Pero aun no la conozco lo
suficiente como para saberlo con seguridad...

El calor de la tarde nos ahogaba y bajo la cubierta de una terraza cualquiera la mire, al principio como siempre, evitando que mi atracción fuera evidente pero con unos tragos de mas la miré nuevamente, insinuando una nueva aventura bajo el sol abrasador.
Su lengua húmeda pasea por sus labios como si me invitara a probarlos, sonrosados y suaves, tan suaves como pétalos de rosa.
Sus ojos avellanados se clavan en los míos provocando que un escalofrío suba por mi espalda
hasta mi cuello. Dejo de tomar esa cerveza helada, que momentos antes me refrescaba.

Durante estos días tuvimos una relación amistosa, nos llevábamos increíblemente bien, reíamos a carcajadas pero algo se posesiono de mí, un demonio o era el simple deseo que tenia acumulando desde aquella noche que la conocí. Me acerque con movimientos sigilosos en el sillón que compartimos, ella solo veía el fluir de la gente por la avenida, y así, mi mano disimuladamente se aloja en su muslo, más cerca de lo que deja llamarse la propia pierna. Apuro un trago y miro a mi alrededor. El mundo sigue impasible, no ha percibido la nota de placer que es tener mi mano en su cuerpo. Temía algún tipo de rechazo suyo, que nuestra “amistad” desapareciera tan rápido como comenzó, pero me contesto con una sonrisa suya que la delata, momento que aprovecho para acercarme a su oído y susurrar un leve “vamos”.


Comprendió perfectamente lo que le quise decir, miro el cielo despejado y la temperatura se me antoja un poco más elevada. Dejamos la mesa que segundos atrás había sido nuestra muralla. La tome delicadamente de la mano y nos dirigimos con soltura al exterior; caminamos entre calles, avenidas y gente, pero yo no veo otra cosa que no sea su perfecta silueta seduciéndome al siguiente destino: un cuarto en el que se percibe la nota de luz del atardecer entre las persianas. Cierra la puerta detrás de mi y le dirijo una sonrisa antes de acercarme, para quedar a efímeros centímetros de su cuerpo; se que han acabado las incertidumbres, las dudas las imágenes imaginadas y demás elucubraciones mentales sobre cómo iba a ser este momento, llegó la hora de la verdad: ella y yo, nadie más.

La deseaba desde siempre y ahora se que me desea; ha sido solo un destello, pero lo he visto perfectamente y eso me anima. Me deshago de los escasos centímetros que nos separan para mirarla a los ojos y hacer algo que soñé ínfimas veces: tomarla del cuello, sentir sus pechos rosando los míos y besarla con ternura, saborear la comisura de sus labios, recorro con mi lengua cada borde de su boca, siento como mi cuerpo se sobre excita sintiendo su respiración tan cerca de mí, el calor de su cuerpo y el mío provocan una avalancha de placer inminente. Me abrazas a mí y yo a ti, poco a poco vamos dando rienda suelta a el deseo que sentíamos. Es normal, se que estábamos reprimiendo esto desde el primer día y ya han pasado algunas semanas. Paródico o
no, esto para mí ha sido una eternidad.

Recorro su cuerpo por debajo de la ropa, y me doy cuenta que me molesta demasiado y empiezo a desabrochar su camisa, sin dejar de besar, morder y lamer su cuello; ella se deja hacer y me anima con sus manos, que van explorando también.
Aparto la camisa, pero sin quitársela, y me recreo mirando lo que aparece ante mis ojos. Solo unos segundos, para evitar que se sienta intimidada. Me digo que la promesa que escondía la ropa es superior a las expectativas.

Me vuelvo a acercar a ella y sigo besándola, mientras la llevo a la cama y siento como sus manos recorren mi espalda delicadamente; mis manos acarician su cintura, su vientre y sus pechos, pero mis labios no tienen suficiente con su deliciosa boca, sus mejillas, cuello, hombros… y deciden que quieren seguir bajando. Mis manos les muestran el camino.

Consigo deshacerme del resto de los obstáculos y dejo que labios, dientes y lengua se dediquen a sus pechos firmes, deliciosos.. De vez en cuando alzo la vista disimuladamente para observar sus reacciones y me gusta ver que sigue con los ojos cerrados y semisonriendo, mordiéndose el labio inferior.

Su respiración comienza a agitarse cuando mis manos deslizan hacia el bajo vientre. Su cadera también comienza a tomar un ritmo lento y sinuoso. Uno de mis dedos empieza a recorrer su piel por el borde de los pantalones, quitándose por un ritmo acompasado, derecha q izquierda, muy lentamente. Ya había llegado hasta aquí, mi timidez queda sepultada desde que estábamos en aquel bar, mi tigresa interna estaba desatada y no podía controlarla. Continué con aquello que inicié. Desabroche el pantalón y volví a mirarla. Ya no sonríe, sus labios entreabiertos, su respiración y ese movimiento de cadera me indican muy claramente como quiere que siga.Ahora mi lengua hace lo que hasta hace un momento hacia uno de mis dedos: recorrer su piel justo en el borde donde se junta con la ropa que cubre su cadera. Y vuelvo a darme cuenta que esa ropa me sigue molestando, me aparto de ella, la miro y hago el ademan de bajársela. Ella me sostiene la mirada invitándome a que lo haga. Ese gesto es lo que dispara a mi tigresa por completo.Bajo toda su ropa y me pongo entre sus piernas. Vuelvo a mirarla, a recorrer con mis ojos todo su cuerpo. Al que iluminan tenuemente la luz del exterior. La sensualidad del momento que resulta indescriptible: Está semidesnuda y completamente entregada, pero su mirada me resulta cada vez más desafiante y expectante. En realidad no dejamos de ser dos personas prácticamente desconocidas que se están descubriendo mutuamente, y que el solo hecho de estar explorándose les llena de oscura y húmeda satisfacción.


Mi cabeza se perdió entre sus suaves piernas y mi lengua y labios empezaron a recorrer una de ellas, por la cara interna, hasta que llega a esa zona privilegiada. De vez en cuando muerdo y me detengo en sus ingles, jugueteo por ahí. Paso mis brazos por debajo de tus piernas y las abrazo, pero una de mis manos apenas y rosa tu intimidad, era fascinante ver como jadeaste de inmediato con una sola de mis caricias, ya no aguantaba más y se que deseabas locamente que mi lengua sintiera tu humedad anticipada. Mis ganas incrementan y siento como mi sexo se humedece al imaginar el sabor de ese tesoro que hay entre tus piernas.
El ansia ha llegado a su límite y es entonces cuando decido que ha llegado el momento de probarlo, aquí es cuando sus piernas abrieron paso a mi boca y mi lengua empezó a jugar en ese punto, que está recubierto de una deliciosa humedad.El efecto en ella es inmediato. El movimiento sinuoso se transforma en uno mucho más rápido y rítmico: vuelvo a mirarla desde un ángulo casi imposible. Veo que está disfrutando lo que mis labios en su sexo provocan, es tanto que sus manos cubren mi cabeza para evitar que escapé de ahí.

El movimiento de mi lengua se va acelerando siguiendo el ritmo de sus caderas, y hago que vaya adoptando diferentes formas para no dejar ninguna zona descuidada, y noto que le gusta, lo disfruta. Finalmente me quedo sólo en ese punto donde se concentra toda la sensibilidad del cuerpo femenino, mientras los dedos de la otra mano acuden en ayuda de la boca para penetrar en su humedad, sentir su calor interno nos hizo gemir de placer al mismo tiempo y moverlos dentro de ella, la hizo evocar un gemido alucinante.

Seguí ahí adentro por unos minutos, mis labios se fueron alejando de su intimidad poco a poco. Me incorpore y me acerque a su abdomen, lo besé, sus pechos y su cuello fueron cómplices de mi lujuria, pero mis dedos seguían un ritmo mágico que la enloquecía mas y mas. Me acerque a besarla, abrí un poco mas sus piernas y nuestra respiración era demasiado acelerada, mi sien sudaba desbordada, su cuerpo brotaba gotas de calor, de placer. Me mordía los labios cuando aceleraba mi ritmo, añadí un dedo mas y sentí como su cuerpo se tensaba, sus uñas se encarnaban en mi espalda, gemía y yo también. No tienen una idea el placer tan maravilloso que me causa el saber que mis caricias provocan ese tipo de reacciones. Y llego una explosión inminente, mis movimientos aceleraron más y más, hasta que finalmente se produjo un delicioso y magnifico estallido: incrementan los gemidos, los movimientos y los temblores espasmódicos: y no puedo evitar que en mí me ocurra lo mismo con tan solo el hecho de estarla tocando. Siempre me viene la misma imagen a la cabeza: El universo concentrado en una sensación.

Después de un tiempo que se me hace demasiado corto, me hace un gesto para que me detenga. Me incorporo y me siento encima de ella: sonreímos y yo empiezo a chupar tu sabor que quedó en mis dedos mientras te miro, para demostrarle que tu sabor es meramente delicioso y no me cansaría de él.
Poco a poco van cambiando las circunstancias y ella se vuelve dueña de la situación, me dejo ver que en ella también hay una tigresa insaciable, se incorpora lentamente hasta sentarse aunque sigue debajo de mí y consigue quitarme la playera, desabrocharme el pantalón. Las fuerzas para sostenerme se me van debilitando cuando metió su mano a la profundidad de mi pantalón mientras que con su boca juega con el piercing de mi pecho. No puedo aguantarme y tengo que limitarme a respirar de manera acelerada y de vez en cuando exhibir algún gemido. Mi sexo estaba más que húmedo y con sus movimientos estaba a punto de explotar pero lo disfrutaba tanto que no quería hacerlo de inmediato. Disfrutar su cuerpo me ha convertido en un ser débil. Intento con todas mis fuerzas retardar el momento del clímax para saborear tanto lo que me estaba haciendo pero, sorprendentemente, acaba conmigo de una forma rápida, sencilla y demasiado placentera.

Al cabo de unos segundos vuelve la calma a mi cuerpo, me miras fijamente antes de besarme. Nos recostamos unos minutos que se me hacen mágicos, no podía creer haber compartido una experiencia tan placentera con una mujer que desee desde que la vi bajo la lluvia aquella noche. Ahora no me siento un felpudo, me siento libre, serena, con el olor de su cuerpo en mi piel, donde cada estigma de placer quedó grabado.
No se que pase después, si me siento débil debo huir antes de que sea demasiado tarde..

18/6/09

un delicioso encuentro


Siempre he creído que los encuentros casuales son interesantes, pero no mi prioridad. Esta vez mi inconsciente no me hizo recordarlo pues al mirar esos ojos tan bellos, todos mis sentidos estaban completamente fuera de su lugar.
Empecemos por su aroma; bien, siempre me han gustado las chicas que huelen delicioso, pero esa mujer de 25 años rompía con cualquier esquema de un aroma despampanante. Su rostro portaba una sonrisa bella, tiene rizos en su cabello algo largos, un cuerpo sexy y un par de pechos bien formados que se asomaban sobre su blusa de tirantes negros. Jeans olgados, pero el contorno de sus piernas eran aun visibles.
Regreso a casa, la suya estaba en el camino por lo que me invito a comer. No tenía planes para la tarde así que acepte, además no había desayunado bien por lo que me pareció una buena idea, realmente moría d hambre!.
Entrando a su casa, pasamos a la cocina por un vaso de agua fresca, yo como siempre mi mente estaba en otra persona, pero esta vez sentía que cada movimiento que ella hacia captaba mas y mas mi atención. Mientras bebia del vaso transparente, mis ojos solo observaban sus labios, el movimiento de su lengua en cada sorbo y discretamente de reojo veía sus pechos. Creo que nunca antes me había fijado tanto en lo sensual que era esa mujer, diablos!, he estado perdida de la realidad por meses y me siento estúpida al notarlo ahora.


Pasamos a la sala y nos sentamos a platicar mientras llegaba la pizza que momentos antes habíamos ordenado.. no dejaba de mirarla con deseo y creo que ella noto rapidamente pues tomaba mi mano y se acercaba a mi poco a poco, como un animal asechando a su presa.
Yo como lo dije en un principio, mis prioridades no son los encuentros casuales pero tal vez mi soledad, me llevaron a convertirme en presa fácil. En un abrir y cerrar de ojos estaba recostada en el sofá y ella se encontraba encima de mi, comenzó a besarme con un movimiento delicioso, su lengua rosaba el borde de mis labios y yo sentía que me perdía con cada roce de sus manos sobre mis brazos. Nos detuvimos y nos miramos sin decir nada, seguía besándome pero esta vez un poco suave, provocando que la deseara mas y mas hasta que descendió un poco y llego a mi cuello, como describir las sensación que provocaban sus labios en mi?, hizo que comenzara a humedecerme de inmediato, mi respiración comenzaba a agitarse, ella notaba como gozaba ese contacto.

De repente se detuvo, se sentó encima de mí y comenzó a quitarse su blusa lentamente, me miraba deseosa y con una sonrisa retorcida gracias a lo cual pude apreciar aun mas sus pechos, diablos tenia tanto tiempo que no miraba unos tan jugosos que me lancé sobre ella, la tome del cuello y humedecí su boca con mis labios, ella abrió las piernas como si me invitara a tomarla de una vez. Bese sus orejas y mientras recorria el contorno de sus pechos, lentamente al oído le dije: “me encanta tu aroma, tu cuerpo y deseo saborearte toda” ella jadeo y mordió su labio inferior dándome a entender que le encantaba la idea.
La tarde era nublada, tal y como me agradan a mí. Había un ligero contraste de luz y eso me parecía aun más excitante. Descendi lentamente hasta sus pechos y lamí sus pezones erguidos, deguste cada centímetro de ellos y me agradaba el calor de nuestros cuerpos. Habían pasado tan solo unos minutos y ambas estábamos completamente húmedas, disfrutábamos de nuestras caricias y cada vez queríamos más y más. Ella se alejo de mi para sentarse en el sofá , y algo me decía que tenía alguna idea perversa.
Yo continúe, acomode mis piernas en el suelo, posteriormente mi lengua recorría su abdomen y mis manos desabrochaban sus jeans en busca de recorrer algo más de su excitante cuerpo, los baje lentamente hasta los pies y ella se desprendió rápidamente de ellos. Usaba unas pantaletas de encaje negras y no pude evitar imaginarme lo que estaba debajo de ellas por lo que volví a lamer su abdomen y su ombligo mientras mis manos acariciaban su cintura. Ella seguía jadeando y abriendo las piernas invitándome a saborearla locamente, pero yo lamia los pliegues de sus pantaletas, su ingle y ligeramente pasaba mi lengua sobre su sexo. Ella solo miraba el camino que recorrían mis labios pero no decía nada, solo quería que mi lengua entrara en ella para poder sentir como resbalaba en su sexo y asi disfrutar de mi un poco más. Mi táctica era seguir excitandola hasta que llegara a un punto de locura ,el cual me convirtiera en su esclava que cumpliera con sus peticiones, pero ella era paciente.. Luego de un par de minutos se agacho hacia mí, me miro a los ojos con una mirada suplicante, mordiendo sus labios para que al fin yo hiciera lo que tanto quería..


Mi lengua lamia el borde superior de su encaje y mis manos iban despojando la poca ropa que le quedaba. Ella gimió y precipitadamente me tomo del cabello acercándome a su entrepierna, al verla me sobreexcite, iba mas alla de lo que minutos antes habria imaginado, no lo creia!!, en su clítoris existiría un piercing que se asomaba sobre su vagina totalmente depilada. Ella noto mi asombro y sonrientemente me dijo “tómalo, quiere sentir tus boca” no espere mas y bese primero sus labios y saboree cada gota de su néctar, mi paladar degustaba de un sabor que creía perdido, ella gemía mas y mas con cada movimiento de mi lengua, me miraba y jadeaba rápidamente, yo casi explotaba de placer al saberme incada ante ella lamiendo su sexo. Mi lengua rodeo su piercing y lo frotaba lentamente pero ella me incitaba a hacerlo mas rápido. Su cuerpo se iba perdiendo ante mis movimientos y estaba a punto de explotar en mi boca así que decidí meter un par de dedos para sentir su calor, ella grito de placer y abría ligeramente las piernas pidiendo más de lo que le daba mientras mi lengua continuaba en su jugoso clítoris.
Yo los seguía hundiendo, mi lengua la seguía saboreando, sus manos estaban sobre mi cabeza y continuaba con movimientos sigilosos. No aguantó más y su respiración aumento gradualmente, sus músculos se tensaron, los espasmos se agrandaron y tuvo un orgasmo fascinante… Saque mis dedos y retire mis labios mientras ella se limpiaba el sudor de la frente y permanecía con los ojos cerrados junto con una sonrisa retorcida.

Segundos después nos reincorporamos y las dos nos seguíamos mirando a los ojos con una llama de fuego aun encendida. Nos besamos ardientemente y el timbre de la puerta sonó, vaya.. No recordábamos la pizza que habíamos ordenado, ambas nos perdimos entre risas, yo abroche mi pantalón y un par de botones de mi camisa. Salí disimuladamente por la pizza tratando de limpiar mi rostro. Al regresar a la sala ella seguía desnuda, pero recostada. Fue como mirar a una escultura, las curvas de su cuerpo me volvían loca, deje la pizza a un lado y era evidente que ella solo quería devorarme y yo quería sentir su cuerpo sobre el mío, tener mil orgasmos mas y decirle mil perversiones. Así q fui a besarla desesperadamente, y ella me iba desprendiendo poco a poco de mi ropa, desabrocho fácilmente mis pantalones pero se aparto de mi unos segundos para llevarme a su recamara. Continuábamos besándonos y arroje mi camisa a un lado, al entrar a su habitación me llevo al tocador donde estando de pie beso mi cuello mientras sus manos se empapaban de mi sexo, al sentir sus dedos sentí que me derrumbaba ahí mismo, gemí y mordí su labio, me tocaba a un ritmo que era desconocido para mi, sentí que iba a explotar ahí mismo pero ella me miro y con su voz ronca expresó : “aun no..” Diablos, que mujer tan excitante, quería jugar un poco mas conmigo y a mí me agradaba la idea.
De inmediato bajo mi pantalón y mis interiores, descubrió mis pechos e hizo la misma cara que posteriormente yo había realizado, sabía que en un pezón tenía un piercing pero nunca lo había visto. Saco su mano de mi entrepierna y me tomo de la espalda acercándome a ella, recorrió mis pezones y aquel peculiarmente lo mordisqueo con ansias. Yo no estoy en contra de esas caricias salvajes por lo que me moje otro poco.
Seguíamos de pie y ella descendía ligeramente por mi cuerpo con caricias y besos. Tomó una de mis piernas y la puso alrededor de su cintura mientras me recargaba en la pared, continuó besando mi cuello como bien sabe hacerlo e introdujo sus dedos en mi intimidad.. Dios! Que delicia, la pierna que me sostenía se doblego ante tanto placer, gemí y arañe su espalda, sentir sus dedos en mi interior me provocaba una exquisita sensación, que si pudiera describir lo haría ahora mismo..


En esos instantes me olvide de todos mis problemas, presiones y sentí que tocaba el cielo con sus movimientos, apenas y podía respirar, gemía en su oído y le decía cortadamente “sigue” hasta que me perdí por completo en su cuerpo, tuve un delicioso y maravillosísimo orgasmo. No me di cuenta de cuando baje la pierna, solo la tenia abrazada, sintiendo el sudor de nuestros cuerpos y tratábamos de regular nuestra respiración. Volvimos a besarnos y empecé a vestirme, ella solo se puso su blusa de tirantes y nos tiramos en el sofá sin decir nada, solo nos reíamos y nos mirábamos con una gran sonrisa en nuestros rostros, símbolo de nuestra satisfacción carnal. Optamos por comernos la pizza, y como ya habia oscurecido, tenía que irme a casa.

Al despedirme, ella me beso y me mordió provocativamente para decirme “ha sido un placer haberlo compartido contigo”..
Camino a casa seguía flotando, mi apetito estaba completamente satisfecho y en mi mente estaba la idea de que el sexo casual al fin y al cabo no es nada, pero nada malo.

16/6/09

mis intenciones..


Juro solemnemente que mis intenciones no son buenas..

De los sueños a los deseos
y de los deseos mi mas antojable estás tú,
ese que me hace imaginar que toco tu piel,
que la recorro tan dulcemente que no sé si es real o fantasía..
Mis manos, cómplices de tu desnudez,
cuando entre besos te entrego el alma.
Mis manos, artífices de una obra de arte,
cuando entre caricias volamos juntas.
Mis manos,
expertas en recorrer tus caminos,
sin necesidad de brújula ni mapas.
Mis manos victoriosas,
dueñas de tus espacios.
Mis manos,
esenciales en tu vida,
cuando está próximo un nuevo amanecer.
Mis manos, infinitas sensaciones,
entre tus sueños y mis ganas.

. . .


La noche estaba fresca y el cielo oscuro resplandecía con el color azulado de la luna, me daba cuenta que gozabas con el viento suave que acariciaba tu rostro. Tu, sentada cerca de mí te sentías cohibida al sentir que mi mirada recorría todo tu cuerpo deleitándome en tu blusa que dejaban ver las delicadas siluetas de tus senos, así como la dureza de tus pezones apenas disimulados por su transparencia. Te fijabas que también mis ojos se dirigían hacia tus piernas que habías cruzado momentos antes, descubriendo la redondez y suavidad de los muslos enmarcados en la falda que se había corrido cuando tomaste asiento. Recuerdo que hablamos mucho, tú me contabas tus recuerdos más bellos y sonreías seductoramente cuando contabas algún inocente desliz. Te escuchaba en silencio sin interrumpir tu relato deleitándome con el sonido de tu voz y el movimiento de tus brazos y manos que como palomas parecían flotar en el reducido espacio
. Y de pronto te comencé a mirar con otros ojos. Ya no eras la mujer excitante de horas antes. Tenía frente a mí a la mujer con mayúsculas, aquella que durante largos y penosos años busque y sin darme cuenta te atraje hacia mí comenzando a besarte, acariciándote las piernas deslizando mis dedos sobre le blusa rozando tus pezones. Mis labios húmedos presionaban sobre los tuyos, mi lengua buscaba por toda tu boca, entrelazándose con la tuya, mis manos seguían acariciando el contorno de tus senos recreándome con su dureza y su arrogancia. Después comenzaron a recorrer desde la punta de los pies suave y lentamente por tus muslos, disfrutando las piernas y sumergiéndose en la calidez y suavidad de la entrepierna para encontrar humedecidos tus interiores que con la punta de los dedos los levantaron al pasar suavemente y acariciaron por un instante tu intimidad. Tu respiración se volvía cada vez más acelerada y pequeños gemidos escapaban de tu boca que al quitarte uno a uno los botones de la blusa se hicieron más fuertes. En la penumbra alcanzaba a ver la redondez de tus pezones totalmente erguidos y anhelantes y con delicados besos dejaba mi aliento en cada uno de ellos, disfrutando al máximo el placer de sentir y que también tú sintieras al saber como se humedecían totalmente la totalidad de nuestros sexos, como gritando el deseo de sentirnos una dentro de la otra.

Mis labios fueron dejando esos bellos y suaves senos, bajando lentamente hasta tus muslos en pequeños mordiscos hasta alcanzar la calidez de tu entrepierna saboreando con avidez los deliciosos y exquisitos flujos de tu sexo, impregnando de ese aroma tan especial mi boca. Mi lengua jugueteaba por tu ingle hasta llegar al punto más débil de toda mujer donde se detuvo, por un instante sentí que tu cuerpo se paralizaba anunciándome la llegada de un colosal orgasmo. Y así fue, luego de una violenta sacudida donde sentía contraerse tus músculos, expulsaste como un río caudaloso, un borbotón cálido que lleno mi deseo por tu exquisito sabor fémino, mientras presionabas mi cabeza contra tu pubis como intentando introducir tu entrepierna en mi boca. Tenía apretando tu espalda hacia mí con fuerza para poder saborear mejor aquel néctar, aquella delicia que se brindaba en todo su esplendor con todos sus deseos y su ansiedad. Por un instante vi tu rostro crispado como si tuvieras nublado el cerebro, pues apretabas con mucha fuerza mi rostro entre tus ardientes muslos y tus uñas se hundían en mi espalda, acrecentando tu ansiedad de ser totalmente penetrada. Fue en ese momento que bajaste la cabeza, me besaste te incorporaste y guiaste mis dedos hasta tu sexo..

Nos recostamos sobre el pasto debajo de la luna, nuestra cómplice. Y te tome nuevamente, encima de tu te bese pero más apasionadamente, con mas excitación sentía tu respirar al introducir mis dedos, imitando movimientos de sexo.
Como explicar lo q sentí al poseerte y percibir tu calor interno, escucharte jadear, gemir y arañarme la espalda con una pasión desbordada?. Tenía mucho tiempo soñando este momento y pienso disfrutarlo al máximo.. Tus músculos vuelven a contraerse, tu expresión es lo que me indicaba que lo estabas gozando y luego de unos minutos, percibía en tu mirada perdida lo que venía, un suave y pasmodico orgasmo..Había sido maravilloso sentir como humedecías mas mis dedos, el sudor y el placer que habíamos experimentado juntas.

Te lo advertí desde un principio al jurarte que: mis intenciones no eran nada buenas!